leche de cabra malagueña

Últimos estudios científicos revelan los numerosos beneficios de la leche de cabra. Podemos resaltar que es uno de los mejores alimentos para ancianos y niños.

 

Se trata de un alimento funcional que coadyuva en la recuperación de diversas enfermedades: osteoporosis, hipertensión arterial, arteriosclerosis, úlceras, anemia, asma, catarros crónicos, dolor de cabeza…

 

Es hipoalergénica y posee un alto poder de digestibilidad a diferencia de otras leches, por el menor tamaño de sus proteínas y grasas.

 

Su menor contenido en lactosa la hace menos propensa a generar intolerancias a la leche y ser una alternativa en estos casos.

 

Sus ácidos grasos evitan el depósito de colesterol en los tejidos.

 

La leche de cabra es una fuente excelente de proteínas y provee un gran número de aminoácidos esenciales. Es además rica en muchas vitaminas (A, D, B1, B2, B12)

 

Posee un alto contenido mineral, principalmente en calcio y fósforo, componentes indispensables en la formación de los huesos.

 

Composición nutricional (por 100 ml de leche de cabra):

 

Agua (mL)

Calorías (Kcal)

Hidratos de carbono (g)

Proteínas (g)

Grasa (g)

Calcio (mg)

B2 (mg)

Vit. A (mcg)

Vit. D (mcg)

87,5

65

4,4

3,4

3,7

120

0,15

40

0,06

 

En el mundo de la leche de cabra y la alimentación queda mucho camino por explorar. Además de sus cualidades como alimento funcional, da un gran sabor a los helados y a los postres. Cuajadas, arroz con leche, natillas, tartas, etc. deleitan nuestros paladares y los yogures a base de leche de crema gozan de una suavidad y cremosidad inigualables.